Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Pautas para aprovechar al máximo tu impresora profesional (y II)

  • Noticias y Actualidad

Hp oficina impresora

Utilizar una impresora no es complicado, pero hacerlo correctamente y aprovecharla de forma óptima requiere un poco de esfuerzo. Mantener nuestra impresora en buen estado es fundamental para asegurarnos de que la misma tendrá una larga vida útil y que funcionará a la perfección en todo momento.

Conocer las limitaciones de tu impresora, usar consumibles originales, cuidar la colocación y tenerla bien configurada y actualizada, son consejos que contribuyen a conservar la impresora, pero además de eso es recomendable seguir una serie de cuidados que implican limpiezas periódicas. Estos son los cuidados mínimos que según HP hay que seguir:

--Limpieza externa. Es la menos complicada, pero hay que tener cuidado. Para realizarla habrá que desconectar la impresora de la corriente y humedecer un paño de microfibra, que utilizaremos para limpiar el exterior de la impresora. No debemos aplicar ningún tipo de líquido de forma directa sobre la impresora y lo más recomendable es emplear un poco de agua en esa limpieza externa, aunque para la zona del escáner podemos recurrir al limpiacristales.

--Búsqueda y retirada de restos de papel. Retiramos el papel de las bandejas de la impresora y la abrimos para buscar posibles restos de papel en su interior, siempre teniendo cuidado de no forzar ningún componente. Si tenemos el bote de aire comprimido podemos utilizarlo para eliminar restos de papel pequeños y de difícil acceso.

--Limpieza de rodillos y zona interna. Estas partes son las que mueven el papel por la zona de impresión, así que es importante mantenerlos limpios y en buen estado, ya que de lo contrario podemos quedar expuestos a atascos de papel. Para limpiarlos podemos utilizar un paño de microfibra humedecido en agua o en alcohol isopropílico, pero siempre con cuidado de no forzar nada, como dijimos anteriormente.

--Cerramos y reconectamos. Una vez hayamos terminado, y estando seguros de que todo ha quedado en orden y de que no nos hemos dejado nada dentro, ni tampoco ninguna zona mojada o humedecida en exceso, podemos rematar dando una pasada con aire comprimido para terminar de eliminar cualquier resto de polvo rebelde o de difícil acceso.

Más información

El mercado empresarial está en plena transformación. Si quieres conocer cuáles son los dispositivos o servicios que más se adaptan a tus necesidades, puedes visitar la página web de HP.

TAGS Impresión