La impresión 3D comienza a recuperarse del impacto de la pandemia

  • Noticias y Actualidad

impresora 3D industria

A lo largo de los tres primeros trimestres de 2021 el mercado de impresoras 3D ha crecido con solidez, después de sufrir un importante impacto durante el primer año de pandemia. Aunque algunas categorías aún se mantienen por debajo de los niveles 2019, las previsiones de la industria son muy positivas para los próximos años, impulsadas por aplicaciones como la fabricación personalizada de productos.

Los envíos de impresoras 3D se redujeron mucho a consecuencia de la incertidumbre económica que comenzó en 2020, con la llegada de la COVID-19, pero en los tres primeros meses de 2021 comenzaron a recuperarse. El interés de muchas industrias por las tecnologías de impresión en 3D modernas está aumentando, ya que permiten reducir costes y fabricar productos altamente personalizados, eliminando a su vez la total dependencia de la cadena de suministro de materiales.

Según las cifras del último informe elaborado por CONTEXT, en los tres primeros trimestres del año pasado los envíos de impresoras 3D industriales aumentaron un 39% interanual, aunque se mantuvieron un 6% por debajo del nivel de 2019. Y los expertos explican que, aunque ciertas tecnologías de impresión 3D pueden acortar la cadena de suministro y la dependencia de la logística global, y que ciertos componentes de estas máquinas se pueden fabricar de esta forma, las propias impresoras 3D han tenido que enfrentar sus propios desafíos de suministro en el tercer trimestre de 2021.

Los envíos de equipos de gama alta crecieron en este período, pero muchos proveedores han informado de que la demanda ha sido superior a la oferta en estos meses. Aunque se ha instalado una corriente de optimismo en la industria, y los clientes se muestran de nuevo muy interesados en las posibilidades que puede ofrecerles esta tecnología. Y esto se está materializando en nuevos pedidos que indican una nueva etapa de crecimiento para el sector.

La categoría de impresoras 3D industriales y de diseño, cuyo precio es superior a los 20.000 dólares, sufrió un gran descenso de ventas a consecuencia de la contención del gasto de capital que se produjo durante el primer año de la pandemia. En 2021 la situación mejoró mucho, pero las ventas se mantuvieron por debajo de los niveles de 2019. El incremento de la demanda se centró en algunas tecnologías, como la de polimerización en tinta de polímero, que aumentaron sus ventas un 22% interanual. O las de inyección de aglomerante de tinta, que vieron un espectacular crecimiento del 104%.

Estas impresoras en concreto tienen numerosas aplicaciones en muchas industrias, desde la fabricación de artículos de lujo a la educación, la investigación y desarrollo o las industrias automotriz y aeroespacial. Y las impresoras de polimerización de tinta de resina se están usando cada vez más en la fabricación de productos personalizados, por ejemplo, en la odontología, para fabricar alineadores dentales transparentes.

La categoría de impresoras 3D profesionales, cuyo precio oscila entre 2.500 y 20.000 dólares, fue la menos afectada por la pandemia, y en los primeros tres meses de 2021 sus ventas crecieron otro 14%, superando en un 13% los niveles de 2019. En este segmento las ventas han sido impulsadas por las nuevas líneas de productos y por el crecimiento de las máquinas de fusión de lecho de polvo de polímero SLS de sobremesa. Finalmente, la categoría de impresoras 3D personales y de hobby (menos de 2.500 dólares), completamente ensambladas han bajado de precio y su demanda se ha disparado durante la pandemia. Las ventas de las categorías más bajas han sido más moderadas en 2021, y todavía se mantienen por encima de los niveles de 2019.

De cara a 2022, las tendencias principales de la industria de impresión 3D serán el crecimiento de las impresoras de extrusión de materiales termoplásticos a alta temperatura, las de materiales compuestos, el equilibrio entre el crecimiento orgánico y la consolidación, la relajación de los problemas en la cadena de suministro y el progreso de la fabricación digital y aditiva. Los expertos creen que el crecimiento general de la industria podría alcanzar el 23% interanual, y de cara a los próximos cinco años se verá un aumento de tecnologías como Blinder Jetting, polímero VAT, fotopolimerización y fusión de lecho de polvo de polímeros, cuyos envíos podrían crecer a una CAGR del 30% o más.