Cuál es el impacto de las nuevas formas de trabajo en las necesidades de impresión: hacia nuevos modelos

  • Opinión

Brother J4000 2

Hace casi tres años, el mundo tuvo que hacer frente a la pandemia provocada por la Covid-19, con graves implicaciones no solo sanitarias sino también sociales y económicas. Son muchos los cambios que tienen su origen en aquellos primeros momentos, como la evolución acelerada que se ha producido en lo que hemos dado en llamar nuevas formas de trabajo.

Tribuna de opinión de Brother España

En marzo de 2020 las empresas tuvieron que trasladar a sus profesionales a sus casas para continuar operando, situación que se prolongó en el tiempo y un modelo que no acababa de arrancar -el teletrabajo- fue adoptado masivamente y, además, fue el origen de la modalidad por la que están optando gran parte de las empresas: el trabajo híbrido.

Hoy, a comienzos de 2023, hay menos gente en las oficinas y las organizaciones están más distribuidas, un escenario que hace necesario que el trabajado tenga acceso a los sistemas corporativos en cualquier momento e independientemente del lugar en el que se encuentre, y pueda realizar sus tareas con la misma eficacia que si estuvieran en la oficina.

Lógicamente esto también se ha traducido en un fuerte impacto en el volumen de impresión de los equipos de oficina, que tradicionalmente concentraban los trabajos de todos trabajadores. Actualmente, los procesos de impresión de una organización se reparten entre las soluciones que tiene en sus instalaciones y las que sus empleados utilizan en sus hogares cuando teletrabajan, por lo que sus necesidades de impresión son muy distintas.

Sin embargo, muchas compañías aún no han redefinido esas necesidades, ya que mantienen los grandes equipos A3 de pasillo que desplegaron cuando tenían volúmenes de impresión más elevados en las oficinas, sin adaptarse a la nueva realidad. De momento, algunas organizaciones todavía están esperando a que finalicen sus contratos de renting para realizar el cambio, y otras muchas ya empiezan a considerar que tiene más sentido contar con impresoras A4, ya que resulta más asequible y estas se adaptan más a sus volúmenes de impresión actuales dentro de grupos de trabajo más reducidos.

En este contexto, los fabricantes estamos apostando fuertemente por los equipos de impresión A4 láser color, y estamos desarrollando soluciones que ofrecen un excelente equilibrio entre el precio de hardware y coste por copia, por lo que resultan perfectas para las empresas que han implementado las nuevas modalidades de trabajo, y cuyas necesidades de impresión en las oficinas han experimentado cambios importantes. Además, con estos equipos, las organizaciones van a seguir contando con equipos que ofrecen una excelente calidad de impresión en color, que reducen los costes fijos, y que han sido diseñados para durar, ya que incorporan componentes y consumibles de elevada duración para adaptarse a las necesidades de impresión de las empresas durante más años. A esto responde la nueva propuesta de Brother de láser color.

Aunque muchas empresas adquirieron en su momento equipos A3 por el bajo coste de impresión que suponían, hoy les será más complicado justificar el elevado coste fijo que acompaña a este tipo de soluciones debido al descenso delos volúmenes de impresión de las oficinas. En este sentido, es fundamental que las empresas desplieguen impresoras que se adapten a sus necesidades actuales, y que les proporcionen un considerable ahorro de costes fijos. Por tanto, cuando vayan a renovar su contrato de renting o comprar un nuevo equipo, deben tener en cuenta lo que imprimen actualmente en la oficina en lugar de lo que imprimían hace cinco años.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de impresión? ¿Qué dispositivos o servicios son los más adecuados para las empresas o los usuarios finales? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Brother