La calidad de los documentos es una cuestión de imagen

  • Noticias y Actualidad

empleados documentos

Teniendo en cuenta la importancia de la calidad de impresión y del color, es primordial saber cómo sacar el máximo partido a los equipos de impresión. La elección de consumibles y papel son elementos clave para alcanzar los resultados esperados. También hay que fijarse en la calidad de la impresión, la cual se mide en puntos por pulgada (ppp).

Cualquier empresa de cualquier sector que tenga que presentar a sus clientes un documento lleno de gráficos e imágenes a color, primeramente, debe disponer de un equipo que pueda ofrecerle la máxima calidad, y, por supuesto, emplear los mejores consumibles y papel, ya que en caso contrario no podrá conseguir la calidad que se espera en un documento tan importante. Estos son algunos de los puntos fundamentales para sacarle el máximo partido a este proceso troncal para muchas organizaciones:

La calidad del tóner

De nada sirve tener un equipo profesional si luego se utiliza tóner de baja calidad en los consumibles. Lo mejor es usar los cartuchos originales que ofrece el fabricante, el cual selecciona un tono concreto para sus colores y los ajusta en el software de la impresora. Por tanto, si se usa tóner de otra marca, lo más probable es que desaparezca esa correspondencia técnica y salgan colores que no representan lo que se ve en la pantalla.

Incluso imprimiendo en blanco y negro, usar un tóner de baja calidad puede suponer problemas para el dispositivo. Se pueden bloquear los cabezales de impresión y darse una obstrucción de los inyectores. Estas reparaciones suelen ser costosas y, en ocasiones, suele ser necesario adquirir un nuevo equipo para volver a recuperar la calidad deseada.

Otros problemas destacados que se dan en torno a la elección de consumibles de marca blanca son problemas de compatibilidad, que se dan cuando la impresora no los reconoce, y averías en la impresora por un desgaste anticipado de sus componentes.

La calidad del papel

Otro factor que puede ser determinante en la calidad de impresión es el papel, especialmente, cuando se habla de una impresora láser. Claro está, no es lo mismo imprimir un flyer que un dossier informativo: cada publicación o recurso requiere un papel específico, pero que sea de calidad.

El gramaje del papel nunca debe ser menor de 80 gramos. Si se reduce esta variable, el papel acaba por presentar ondulaciones y arrugarse en las secciones que reciben más tinta. Por otro lado, aquellos papeles que han sido concebidos para la impresión digital están preparados para soportar la temperatura de los dispositivos de impresión y ofrecen un nivel de humedad adaptado. Así, cualquier papel offset normal de 80 gramos debería garantizar una impresión de calidad en una impresora láser cuando se trabaje en blanco y negro. Si la impresión fuera a color, la calidad del papel debería ser mayor, al igual que su gramaje.

Cuando se imprime en formato digital en color, el papel debe tener un gramaje suficiente para aguantar las 4 capas de color, cada una correspondiente a cada uno de los colores básicos, a lo largo del proceso. Además, cuando el papel es más grueso, se eliminan los riesgos de que se transparente, sobre todo en las imágenes, fotografías y gráficos.

La calidad de la impresión

Los puntos por pulgada (ppp) son un concepto de vital importancia en términos de calidad. Esta unidad se utiliza para convertir los píxeles de una imagen digital a otra unidad, las pulgadas en recursos físicos. De este modo, los ppp ofrecen una medida de cuántos píxeles por pulgada se introducen en una imagen de tipo impreso. Es una cuestión de densidad y de resolución.

En función de las necesidades de cada trabajo, se usa un índice ppp u otro. Por ejemplo, un cartel promocional puede imprimirse a 72 ppp, ya que su diseño cobra valor cuando se miran a distancia. Por el contrario, una fotografía debe tener una resolución mínima de 240 ppp. Una vez que se alcanzan los 300 ppp en adelante, el ojo humano no puede percibir las diferencias.

A medida que una imagen física es más grande, menos puntos por pulgada tiene, una circunstancia especialmente patente cuando la imagen se visualiza a una corta distancia. Para evitar esta pérdida de calidad, no queda otra que partir de una imagen digital que tenga muchos ppp.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de impresión? ¿Qué dispositivos o servicios son los más adecuados para las empresas o los usuarios finales? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: Brother y LRS

TAGS Impresión