Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Cómo una impresora a color A3 podría beneficiar a tu pyme

  • Noticias y Actualidad

Brother MFC-J5730DW

Las impresoras A3 no son solo para producir carteles para campañas de marketing. Con ellas puedes crear materiales profesionales y atractivos en tu propia oficina, como folletos e incluso revistas completas, pudiendo ver los diseños al 100% de su tamaño y a un coste diez veces más económico que recurriendo a un servicio externo.

Como en otros elementos, en lo que a impresión se refiere, cuanto más grande, mejor. Por mucho que cueste admitirlo, vemos el tamaño como un reflejo de la calidad, razón por la cual hay evidencias que sugieren que producir documentos de marketing en formato A3 aumenta las posibilidades de formalizar la venta hasta en una quinta parte. Si la gerencia necesita comunicar un mensaje a los empleados, un póster A3 bien diseñado tiene un 66% más de probabilidades de captar su atención.

También hay otros beneficios de negocio. Supongamos que necesitas crear un nuevo sitio web. Al cambiar de A4 a A3, puedes planificar el recorrido del usuario de principio a fin, todo ello sin comprometer el tamaño de la fuente, ya que a menudo es un problema si está restringido a un tamaño A4.

Hay otra gran ventaja, que es disponer de todo lo que necesitas para crear materiales de marketing profesionales y atractivos en tu propia oficina. Al tener la impresora a unos pocos metros de distancia, puedes realizar cambios rápidamente, o crear diferentes versiones, sin tener que esperar a que una reprografía los haga o comprometer la calidad reduciéndolos a A4. O, peor aún, mirarlos en la pantalla.

Aún hay más beneficios si su equipo diseña productos impresos como folletos, boletines e incluso revistas completas. Poder ver los diseños al 100% puede hacer que sea inmediatamente obvio si un diseño funciona o no, y si el texto es legible o no. Por el contrario, si te quedas con un tamaño A4, entonces tendrás que reducir la página para que se ajuste a las capacidades de tu impresora, lo que generalmente significa que las fuentes y las imágenes se imprimen en un tamaño de alrededor del 90%.

Con una impresora A3 podrás reducir enormemente el coste de crear sus propios carteles y otros materiales, y le otorgarás a tu equipo la licencia para experimentar como nunca podrían en caso de tuvieran que acudir a un servicio de reprografía, en el que cada impresión podría costar hasta diez veces más.

Más información

El mercado empresarial está en plena transformación. Si quieres conocer cuáles son los dispositivos o servicios que más se adaptan a tus necesidades, puedes visitar la página web de Brother.