Gastos que conlleva alargar la vida útil de tu impresora

  • Noticias y Actualidad

impresion oficina empleado

En lugar de suponer un ahorro, mantener las viejas impresoras en funcionamiento puede resultar contraproducente, debido a costes de los que quizás no seas consciente. Piensa en cuántas horas de trabajo acumuladas pasan tus empleados delante de la impresora esperando a que imprima.

Muchas empresas sustituyen sus impresoras cada cuatro o seis años. Algunas las mantienen en uso ocho o diez años, o incluso durante más tiempo. Esto es posible gracias a una combinación de calidad de fabricación robusta, tecnología consolidada y componentes reemplazables que garantizan que una buena impresora dure más que, por ejemplo, un ordenador portátil o de sobremesa estándar. Pero aunque sea tentador pensar que mantener tu impresora en funcionamiento es una medida de ahorro inteligente, dinero que ahorras en una nueva impresora podría perderse en costes de los que quizás ni seas consciente.

La tecnología de impresión ha evolucionado durante los últimos años, tanto en sus motores de impresión como en los consumibles que utiliza. Piensa en cuántas horas de trabajo acumuladas pasan tus empleados delante de la impresora esperando a que imprima. Con una nueva impresora podrías reducir el tiempo perdido a la mitad y, potencialmente, también las horas de trabajo. Además, la mayor velocidad de impresión también crea oportunidades de consolidar el parque de impresión y acumular ahorros.

Las impresoras láser actuales también necesitan menos energía para calentar el fusor y comenzar la impresión. Esto hace que ahorren mucha más energía que incluso las impresoras de hace tan solo seis o diez años. Por otra parte, los cambios en la tecnología y en cómo se gestiona la energía han hecho disminuir drásticamente el consumo en modo de espera o inactivo.

Asimismo, cuanto más alargues su uso, más atenciones tendrás que dedicarle para mantenerla en funcionamiento y más componentes deberás sustituir, componentes que cada vez serán más caros y difíciles de encontrar. En algún momento tendrás que enfrentarte al problema de tener que repararla, por no mencionar el posible gasto adicional por la interrupción.

Además, los nuevos diseños de las impresoras cuentan con motores racionalizados con menos partes móviles, y componentes inteligentes que detectan el desgaste por el uso y permiten llevar a cabo un mantenimiento más proactivo en el que los componentes se sustituyan antes de que se averíen, reduciendo notablemente el tiempo de inactividad. La inversión realizada podría prolongarse más en el tiempo y suponer menos problemas para arrancar.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de impresión? ¿Qué dispositivos o servicios son los más adecuados para las empresas o los usuarios finales? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Brother

TAGS Impresión