La transformación digital en el nuevo modelo educativo

  • Noticias y Actualidad

Educacion

El confinamiento ha mostrado cómo la mayoría de los centros educativos no estaban preparados para la enseñanza online. Es importante la planificación previa e ir instaurando modelos híbridos de enseñanza en todos los centros, aunando lo presencial y lo virtual, y favoreciendo el acceso a las nuevas tecnologías a los alumnos.

La adaptación de los centros formativos al nuevo entorno digital es indispensable en el nuevo modelo educativo, pero no lo único, ya que para garantizar su éxito la transformación del sector debe ser mucho más profunda. Un white paper del Club Excelencia en Gestión incluye un listado de conclusiones y recomendaciones para que la transformación digital aporte verdadero valor al sector:

1.Es necesaria una transformación profunda de la educación. La transformación digital es sólo un pilar de los varios que deben sustentar el nuevo modelo educativo. Es necesario replantear nuevas fórmulas de enseñanza basadas no sólo en competencias curriculares. Hay que desarrollar planes de estudio prácticos que ayuden a los alumnos a formarse como personas y a encauzar su futura vida laboral hacia carreras con mayor demanda de empleo, como las relacionadas con la ciencia, la tecnología y la innovación.

2.Desplegar las herramientas digitales con una planificación previa. El confinamiento ha mostrado cómo la mayoría de los centros educativos no estaban preparados para la enseñanza online. En general se ha improvisado sobre la marcha sin un plan concreto, y esa es una fórmula que, si no se corrige y si las medidas de confinamiento se extienden en el tiempo, puede desencadenar graves consecuencias en los niveles de aprendizaje. Por eso, es importante la planificación previa e ir instaurando modelos híbridos de enseñanza en todos los centros, aunando lo presencial y lo virtual, en los que se contemple también la relación social de los alumnos incluso a distancia.

3.Reducir al mínimo la brecha digital. Uno de los puntos más conflictivos con los que se han encontrado los centros educativos durante el confinamiento ha sido la brecha digital: alumnos que no han podido seguir el temario por falta de recursos, de conexión o de dispositivos electrónicos e impresoras, que les permitieran realizar sus tareas. Para poder apostar por un nuevo modelo digital se hace imprescindible hacer desaparecer esa distorsión social. Algo que se puede conseguir, por ejemplo, con acuerdos de carácter público-privado que favorezcan el acceso a las nuevas tecnologías a los alumnos con menos recursos.

4.Formación del profesorado. Una vez diseñada la planificación, es esencial dar formación al profesorado y que conozca de primera mano las nuevas metodologías y herramientas que van a favorecer el cambio. Que debe estar asentado sobre materias más experimentales y menos teóricas que fomenten mentalidades abiertas y multiculturales.

5.Un modelo de negocio diferente. De la misma forma que se ha de replantear el modelo educativo, las instituciones educativas han de cambiar el enfoque de su gestión organizacional, apoyándose en herramientas como el benchmarking y en la escucha activa, también con herramientas digitales. Escuchar con atención a los grupos de interés para cambiar lo que se está haciendo mal y potenciar lo que se está haciendo bien, observar a otras empresas, incluso de sectores diferentes al de la educación, para aprender metodologías exitosas y diseñar diferentes planes de contingencia son estrategias que, en combinación, van a mejorar la competitividad de los centros que las pongan en práctica.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de impresión? ¿Qué dispositivos o servicios son los más adecuados para las empresas o los usuarios finales? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Brother