La moda del producto reacondicionado llega a las impresoras

  • Noticias y Actualidad

Impresora oficina

La adquisición de productos reacondicionados es una tendencia en auge. Así lo demuestran los datos de Google Trends, que indican que las búsquedas web de la palabra 'reacondicionado' han crecido progresivamente en España en los últimos cinco años. Lo que muchos no saben es que también se pueden adquirir impresoras reacondicionadas.

Las impresoras reacondicionadas no son modelos nuevos, sino que ya se han utilizado antes, aunque funcionan perfectamente. De ello se encarga la empresa que la saca nuevamente a la venta.

Cuando el propietario de una impresora que no es muy antígua decide desprenderse de ella, lo más probable es que la venda o que la entregue a la empresa que se la facilitó, bien vendiéndosela o a través de un proceso de renting. Sea como sea, si la impresora está en buen estado y puede utilizarla otra empresa, se renovará para que pueda venderse de nuevo como reacondicionada.

En este proceso, que se conoce como ‘remanufactura’, además de la revisión, que incluye la retirada del tóner o cartuchos que lleve en el momento de su entrega y la limpieza interior, se limpian todas sus cubiertas, y se cambian los rodillos que se encargan de la alimentación del papel y el fusor, entre otros elementos. Una vez montada, se revisan cuidadosamente todas sus partes y se actualiza su firmware. A continuación, se somete al aparato a pruebas de todo tipo, para confirmar que funciona perfectamente. En caso de que viniese sin cable de alimentación, se incluye uno nuevo para su venta. Incluso se coloca un tóner o cartucho de tinta un poco por debajo de la mitad de su capacidad. De esta manera, quien compre la impresora reacondicionada podrá imprimir nada más sacarla de su embalaje y conectarla.

De esta manera, la empresa que decida comprar una impresora reacondicionada se llevará una máquina en perfecto estado y que no tiene ninguna merma, ni en cuanto a funciones ni en calidad de impresión. Esta puede ser una opción interesante para las empresas, sobre todo las pequeñas y medianas, que necesiten contar con una o varias impresoras, pero no quieren gastar tanto dinero como puede requerir la inversión en modelos nuevos. También para aquellas que también piensan en el medio ambiente, y en la economía circular.

Una impresora reacondicionada puede llegar a costar un 75% menos que el mismo modelo cuando se vende nuevo. Además, tiene un periodo de garantía por si surge algún problema en las primeras semanas tras su compra. Por otra parte, con solo una impresora reacondicionada, se pueden llegar a rebajar, de media, unos 18 kilos y medio de CO2. Se trata de incentivos muy poderosos si estás pensando en cambiar tus viejas impresoras por otras más actualizadas.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de impresión? ¿Qué dispositivos o servicios son los más adecuados para las empresas o los usuarios finales? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Brother

TAGS Impresión