Opta por reparar la impresora, en lugar de reemplazarla

  • Noticias y Actualidad

Brother pyme

Es comprensible que las empresas quieran estar al día con la más moderna tecnología de impresión. Como señala Brother, una opción mucho más sostenible que el reemplazo es llevar a cabo reparaciones modulares, lo que permite ampliar el ciclo de vida de las impresoras, además de actualizar componentes para incorporar las últimas funcionalidades.

El 85% de las empresas coincide en que una medida importante de la sostenibilidad de la impresora es su vida útil. Actualmente aseguran que, de media, sus equipos de impresión duran entre tres y cinco años. Sin embargo, según las expectativas del mercado deberían durar significativamente más, entre seis y diez años, para maximizar la sostenibilidad. Con este cambio no solo se reducirían los costes para las empresas, sino que además se conseguirían beneficios medioambientales derivados del menor gasto en materias primas asociadas a la fabricación.

Según señala Brother en su informe “Poner la sostenibilidad en el centro de las decisiones tecnológicas”, una de las principales maneras de ampliar la vida útil una impresora y reducir el desperdicio es, en la medida de lo posible, llevar a cabo reparaciones modulares para arreglar averías en lugar de reemplazar una máquina completa que, una vez reparada, puede seguir funcionando perfectamente. El 85% de empresas asegura que poder reparar o reemplazar componentes de una impresora si fallasen es un importante criterio de sostenibilidad.

Llevar a cabo reparaciones modulares permite a las empresas ampliar el ciclo de vida de sus impresoras, lo que significa que pueden permitirse invertir más en las mejores prestaciones al inicio, asegurándose de que los dispositivos sean a prueba de futuro. Además, estas reparaciones y actualizaciones modulares pueden ir mano a mano con la posibilidad de tener la tecnología más innovadora, pues pueden sustituir y actualizar componentes específicos para permitir incorporar las últimas funcionalidades sin tener que reemplazar el equipo completo.

Asimismo, es posible realizar actualizaciones de manera remota para asegurar que la impresora funciona con un sistema y las funcionalidades más actuales. En este sentido, cuando se trabaja con un proveedor bajo un modelo de renting, normalmente ofrece estas actualizaciones de forma remota, así como las reparaciones modulares para maximizar la sostenibilidad.

Brother concluye señalando que las empresas demandan, cada vez más, mayores ciclos de vida y vidas útiles más largas para sus equipos, por lo que es necesario que haya un cambio similar en la industria de la impresión y que los fabricantes cambien el beneficio a corto plazo por una visión a largo plazo, garantizando que las impresoras puedan durar hasta una década.

Más información

El mercado empresarial está en plena transformación. Si quieres conocer cuáles son los dispositivos o servicios que más se adaptan a tus necesidades, puedes visitar la página web de Brother.

TAGS Impresión, RSC