Verifica que tu entorno de impresión esté bien protegido

  • Noticias y Actualidad

Brother seguridad

Las normativas de protección de datos se han endurecido en los últimos tiempos y ningún área o dispositivo de la empresa debe ser ajeno a ellas, incluidos los de digitalización e impresión. Para cumplirlas Brother apuesta por una seguridad en 360º, que abarque los equipos de impresión, los documentos que pasan por ellos y la red a la que están conectados.

La seguridad es uno de los temas que más preocupan a las empresas. Hablamos de seguridad física, pero también de la seguridad de los datos, porque cada vez manejamos cantidades mayores de información que es, a la vez, más necesaria y sensible. Por eso es importante verificar que también nuestras impresoras estén protegidas, ya que no es la primera vez que veamos ataques a compañías intentando acceder por uno de estos dispositivos vulnerables.

Para protegerlas, Brother considera necesario atender a lo que llamamos seguridad en 360º, que abarcaría tres áreas diferenciadas: los equipos de impresión, los documentos que pasan por ellos y la red a la que están conectados.

Por un lado, la impresora en sí, si se utiliza bien, es ya es un entorno seguro. La mayoría de ellas cuenta con mecanismos como claves de acceso o PIN, para que se imprima el documento sólo cuando se introduzca la clave en el equipo, o el bloqueo de funciones, pensada para documentos confidenciales, donde solo el administrador podrá dar acceso a distintas tareas como fax, escaneado o la impresión según el usuario.

Por otro lado, la seguridad de los documentos ya impresos es un tema mucho más complejo, puesto que su filtración o mal uso puede conllevar delitos contra la RGPD. También se incluyen aquí los documentos que se puede tener almacenados en la nube (confidenciales o no). Se deben extremar las precauciones en cuanto a su manejo por personas autorizadas, y un código de acceso extra o la utilización de una tarjeta NFC para los usuarios autorizados pueden ser útiles para evitar riesgos.

Finalmente, muchas de las impresoras que se utilizan actualmente en las empresas están conectadas (a internet, a nubes propias, a redes LAN…), y cualquier puerta de entrada, por pequeña que parezca, puede ser un acceso para intrusos indeseados o a ataques informáticos dirigidos o indiscriminados. Es importante comprobar que el equipo, si no dispone de certificado de seguridad propio, sea compatible con los certificados SSL (Secure Socket Layer) o TLS (Transport Layer Security) de la red de la empresa. Hay que asegurarse de que el equipo incorpora la posibilidad de encriptación de TLS y encriptación SSL, que impide que usuarios no autorizados accedan o modifiquen cualquier dato transferido, por ejemplo, desde el ordenador a la impresora a través de la red, asegurándose que estos sean imposibles de leer. En el caso de necesidades de seguridad más estrictas, podría ser necesario el cierre completo de una puerta de entrada y salida del sistema, algo que se puede lograr con el escaneado a SFTP (configurable en muchas impresoras o escáneres).

Por su naturaleza, los dispositivos de escaneado e impresión son utilizados por decenas de personas y, por eso, sea cual sea el estadio de la seguridad en la empresa, lo más importante es siempre concienciar y formar a los empleados para que no cedan sus claves ni realicen un mal uso del equipo o de los documentos.

Más información

El mercado empresarial está en plena transformación. Si quieres conocer cuáles son los dispositivos o servicios que más se adaptan a tus necesidades, puedes visitar la página web de Brother.