Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Descubre cómo big data puede ser aplicada a la impresión

  • Noticias y Actualidad

Brother oficina

El análisis de big data no sólo mejora la efectividad en las campañas de marketing o el incremento de las ventas, también puede ser utilizado para impulsar eficiencias internas, como la reducción de los costes de impresión, siempre que se habiliten rutinas bidireccionales de recopilación de información. Brother explica cómo.

Son muchas las posibilidades que big data brinda al negocio. La analítica de grandes datos permite descubrir tendencias, patrones, correlaciones u otras ideas útiles que permiten tener un mayor control sobre los procesos de negocio, la minimización de errores y riesgos, así como dar un significativo impulso al ahorro. Un ejemplo de ahorro es el que puede conseguirse al recortar los costes de impresión.

El big data ofrece una imagen completa de los hábitos y necesidades de la organización y ayuda a entender hasta dónde pueden llegar sus beneficios en su aplicación a los procesos internos. El primer paso es identificar los procesos que necesitan de algún ajuste, y para ello es preciso recopilar datos. Todas las operaciones, tanto internas como externas los generan, permitiendo a las empresas realizar estudios de tiempo y movimiento que se traducirán en una mayor rentabilidad y un mejor aprovechamiento de los recursos.

En big data, ejemplos como el análisis de la impresión, son realmente efectivos para reducir costes, siempre que se habiliten rutinas bidireccionales de recopilación de información. Como explica Brother, el proceso consta de tres pasos:

--Identificar las fuentes de datos y qué valor pueden aportar, recoger la información que ofrecen y recopilarla en un repositorio centralizado. A partir de ahí, la analítica avanzada entra en juego, aplicando rutinas de análisis que puedan dar sentido a la información disponible sobre flujos de trabajo de impresión y documentos.

--Estudio de los datos, comenzando por las áreas prioritarias identificadas. Para la reducción de los costes de impresión se tienen en cuenta el número de páginas impresas, cantidad de consumibles utilizados o posibles incidencias técnicas. A partir de ahí, se puede empezar a buscar vínculos con elementos de datos previamente no relacionados para generar nuevos conocimientos. Gracias a esta visión tan completa se pueden detectar, por ejemplo, picos en la demanda basados en tendencias mensuales, que requieren la impresión de formularios y documentación adicional; trabajos de impresión más repetitivos, equipos de impresión que no se llegan a usar con la máxima eficacia, número de empleados para cada dispositivo o procesos internos que valdría la pena digitalizar.

--Toma de decisiones e inicio de la acción. Aplicado a la reducción de los costes asociados a la impresión de documentos, cada conclusión expuesta tras el análisis deberá accionarse, implementando soluciones a cada problema específico.

La recopilación de toda la información y las métricas disponibles no servirán de nada a la hora de reducir los costes de impresión si no se actúa sobre los conocimientos adquiridos. La forma de maximizar el ahorro en las operaciones de negocio con big data es implementando soluciones de forma ágil y monitorizando su progreso. Esta supervisión garantizará que se cumplen los resultados esperados.

Más información

El mercado empresarial está en plena transformación. Si quieres conocer cuáles son los dispositivos o servicios que más se adaptan a tus necesidades, puedes visitar la página web de Brother.