Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Elementos a valorar para contener el gasto de las impresiones

  • Noticias y Actualidad

impresion oficina empleada

Comparar la potencia que consumen las impresoras y el gasto que conllevan dependiendo de su estado es algo importante a tener en cuenta. A su vez, los propios hábitos de impresión influyen en el consumo energético de las impresoras, al igual que el tipo de consumible.

Comprar una impresora láser o una impresora a inyección a tinta requiere pensar en el coste energético que ambas tecnologías van a suponer en total, esto no es algo que acostumbremos a valorar cuando vamos a comprar un equipo nuevo, pero es interesante tenerlo en cuenta.

Partiendo de la base que las láser deben calentar el tóner antes de imprimir, la norma general a seguir en este sentido es decantarse por una impresora a inyección de tinta, que consumirá menos energía. También se tiene que tener en cuenta que ni todas las impresoras láser consumen igual ni todas las impresoras de cartuchos de tinta consumen tampoco lo mismo.

Del mismo modo, una impresora cuenta con distintos estados a la hora de imprimir: lista para imprimir, suspensión, apagado automático o imprimiendo, que conllevan distintos niveles de gasto, por lo que se deben analizar individualmente y comparar entre dispositivos de tinta y láser. Y nuevamente las impresoras a inyección de tinta resultarán más eficientes, es decir menos costosas.

También son los propios hábitos de impresión los que influyen en el consumo energético de las impresoras. Así, si se imprime de manera escalada en el tiempo y no a un ritmo regular se produce un consumo de tinta añadido en el caso de las impresoras con cabezales de tinta, que tienen que hacer el limpiado inicial en el cual se gasta mucha tinta. Por el contrario, en la mayoría de impresoras láser no se pierde polvo de tóner por las inicializaciones, pero si encendemos y apagamos una impresora láser, al tener que calentar de nuevo la máquina el consumo es mayor que las impresoras de tinta, que no necesitan calentamiento previo de la máquina.

Es recomendable optar por aquellos equipos de impresión que desde el inicio garanticen un consumo energético lo más optimizado posible. En esta línea, son muchas las marcas que garantizan este ahorro a través de la eficiencia energética, acortando los tiempos de amortización de la inversión realizada, pero sin olvidar mirar el consumo de tinta que tienen y cuánto valen sus consumibles.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de impresión? ¿Qué dispositivos o servicios son los más adecuados para las empresas o los usuarios finales? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: Brother, Epson y HP.

TAGS Impresión