Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La importancia de abordar la seguridad en la impresión (I)

  • Noticias y Actualidad

impresion seguridad HP

Con el aumento de las amenazas de seguridad, empresas de distintos tamaños se han visto obligadas a implementar estrategias en sus servicios de impresión para protegerse y minimizar los riesgos. Una buena estrategia podría ser la colaboración con un proveedor de servicios gestionados de impresión que pudiera identificar vulnerabilidades y ocuparse de problemas.

De acuerdo con una encuesta realizada por el Instituto Ponemon a más de 2.000 profesionales internacionales en seguridad de TI, el 60% reconoce que es probable que se haya producido una brecha de datos relacionada con una impresora conectada a la red, y la mayoría pronostica que se producirán otras relacionadas con impresoras conectadas a la red de forma poco segura en los próximos 12 meses. Sin embargo, solo el 34 % de los encuestados ha afirmado que su organización dispone de un proceso que permite limitar el acceso a las impresoras de alto riesgo, incluidos los documentos en papel e impresos. Estas carencias en seguridad pueden exponer a las empresas, en particular a las pymes, a ataques que, en los mejores casos son caros, y en los peores, insuperables.

Jason O’Keefe, asesor en seguridad de impresión de HP, asegura que la mayoría de las empresas subestima lo vulnerables que pueden llegar a ser con sus infraestructuras de impresión. “Muchas empresas no son conscientes de que necesitan seguridad en sus infraestructuras de impresión y, por lo tanto, la impresión no se encuentra en su lista de prioridades relacionadas con la seguridad”, declara.

Una buena estrategia de servicios de impresión debería comenzar con una evaluación de las vulnerabilidades. De acuerdo con Michael Howard, asesor jefe en seguridad de HP, una gran parte de las vulnerabilidades en seguridad basadas en la impresión se reducen a cuatro factores: tecnología obsoleta; incapacidad para implementar controles de seguridad; entornos de proveedores heterogéneos; y entornos no gestionados de impresión.

Las empresas tienen de media alrededor de seis usuarios por impresora y, al contrario que ocurre con los ordenadores y portátiles, que se pueden bloquear entre uso y uso, las impresoras no siguen el mismo patrón. Muchos equipos de seguridad desconocen además el número exacto de impresoras en sus entornos. Una estrategia de impresión inteligente bloquea las impresoras, limita los privilegios administrativos, implementa pautas para los nombres de usuario y contraseñas, y ofrece supervisión. Esta es la clave para crear visibilidad, localización y responsabilidad.

“La visibilidad es fundamental”, declara O'Keefe. “También destacaría la colaboración como un aspecto clave en una seguridad de impresión efectiva. Con el fin de poner en práctica la inteligencia necesaria para obtener una gran seguridad, las empresas deben disolver las barreras existentes entre los administradores de impresión, los profesionales de la seguridad y el personal dedicado a las auditorías internas. Estos grupos deben estar dispuestos a colaborar con el objeto de proteger una parte fundamental de la red a la que se ha ignorado durante años”.

Además, las empresas pueden solucionar las vulnerabilidades relacionadas con la impresión, actualizando sistemáticamente el firmware, reduciendo la administración en torno a la infraestructura de impresión, actualizando las bases de datos de impresión de la edición exprés a la profesional, implementando procesos y documentación para que la seguridad sea coherente y mensurable, y ofreciendo formación en concienciación sobre seguridad a los administradores de impresión.

Más información

El mercado empresarial está en plena transformación. Si quieres conocer cuáles son los dispositivos o servicios que más se adaptan a tus necesidades, puedes visitar la página web de HP.