Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Capacidad y velocidad, claves en la compra de una nueva impresora

  • Noticias y Actualidad

impresion empleados

Ambos factores determinan el rendimiento y la productividad que una impresora puede proporcionar. Una impresora con una buena capacidad y velocidad de impresión ofrece un óptimo mantenimiento del flujo de trabajo, agilidad y dinamismo en el entorno de impresión, y mayor flexibilidad a la hora de enfrentar cualquier reto.

Se entiende por capacidad de trabajo la cantidad de páginas que una impresora puede imprimir en un mes, es decir, el nivel o carga de impresión mensual para la que ha sido expresamente diseñada y construida. Para calcularla, hay que tener en cuenta el nivel óptimo y el nivel máximo.

El nivel óptimo de impresión mensual se refiere al máximo de impresiones que el fabricante recomienda para sacar el mejor partido a la impresora. Si te mueves en ese volumen óptimo de impresión estarás haciendo el mejor uso posible de la impresora, y eso tendrá efectos beneficiosos en la vida útil de la misma.

En cuanto a nivel máximo de impresión mensual se refiere al tope que puede alcanzar una impresora, que suele ser muy elevado incluso en las impresoras más modestas. Lo ideal es comprar impresoras que cubran en su franja de impresión mensual óptima tus necesidades de trabajo, y no dejarte llevar por el nivel máximo de impresión.

Por su parte, la velocidad de trabajo de una impresora es la cantidad de páginas que ésta puede imprimir en un determinado periodo de tiempo, para lo que se toma como referencia el máximo de páginas por minuto. Para ello hay que tener en cuenta elementos como el tipo de papel utilizado, si se imprime a doble cara y la calidad de impresión ajustada.

La capacidad y la velocidad de impresión hay que valorarlas de forma conjunta, para que tanto el volumen de impresiones como la velocidad de trabajo sean las más adecuadas. Los beneficios que ofrece una impresora con una buena capacidad y velocidad de impresión incluyen un óptimo mantenimiento del flujo de trabajo; agilidad y dinamismo en el entorno de impresión; mayor flexibilidad a la hora de enfrentar cualquier reto; permite enfrentar nuevos desafíos profesionales y crecer sin tener que renovar; y contribuye a crear un entorno de impresión eficiente y optimizado.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de impresión? ¿Qué dispositivos o servicios son los más adecuados para las empresas o los usuarios finales? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: BrotherCanon y LRS

TAGS Impresión