Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Leasing vs renting: cuál es la mejor opción

  • Noticias y Actualidad

HP impresion gestionada

En los dos casos lo que estás haciendo es alquilar una impresora, pero ambos presentan diferencias, siendo la opción de compra el aspecto más distintivo entre las dos modalidades. Elegir entre una y otra presenta ventajas e inconvenientes, estos son los más importantes.

En el leasing, también conocido como arrendamiento financiero, la principal característica es que lleva incluido una opción de compra final. Es muy normal que el valor residual o la opción de compra suela coincidir con el importe de la última cuota del alquiler.

Las ventajas del leasing son que por el precio del alquiler acabas obteniendo la propiedad del bien y te financian el 100%; que no suma como deuda financiera, al no formar parte del riesgo comercial financiero; y puedes hacer una amortización anticipada.

La desventaja que tiene el leasing con respecto al renting es que tanto el mantenimiento como el cambio de tóner, cartuchos, tambores o fusores, etc., es tarea y responsabilidad de la empresa que alquila el equipo de impresión. Por esta razón se dice que, aunque el leasing sea un alquiler al final, funciona más como una financiación del bien que un alquiler.

En cuanto al renting, es la opción que más se parece al alquiler normal, ya que, una vez terminado, el equipo vuelve a las manos de su propietario. La idea principal del renting es adquirir la impresora, y saber cuánto va a costar usarla durante el periodo de tiempo, suele ir incluido el contrato de mantenimiento. Mientras dura el contrato tienes una obligación de pagar una cuota, pero te quitas problemas si se estropea falla o hay que cambiarla. También es normal que el coste de cartuchos de tinta y tóner, piezas, mano de obra, reparaciones, etc. vaya incluido.

Las ventajas del renting son que tienes los costes fijos, sabes cuánto te cuesta la impresora al año y cuánto cuesta cada copia; todos los gastos de impresión se te unifican en una factura; todo el alquiler es un gasto deducible, no hay que controlar inventario, no es ni un activo ni un pasivo; y no asumes posibles averías imprevistas, obsolescencia y, si cambian las necesidades de la empresa, es relativamente fácil negociar un renting distinto con la empresa suministradora.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de impresión? ¿Qué dispositivos o servicios son los más adecuados para las empresas o los usuarios finales? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: BrotherCanon y LRS

TAGS Impresión