Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Mirando hacia el futuro de la industria de la impresión (y II)

  • Noticias y Actualidad

Brother impresora hogar

El futuro de las empresas de impresión, y la economía en general, dependerá en gran medida de las estrategias de desescalada y su éxito para mantener a raya cualquier oleada posterior del virus. Dado que las impresoras dependen necesariamente de otros sectores, cualquier aumento en la actividad económica debería dar lugar a una mayor demanda de impresión.

Solo podemos especular sobre la velocidad y el alcance de la recuperación, así como sobre el impacto total del COVID-19 en diferentes subsectores y cadenas de suministro de la industria gráfica.

Intergraf pone como ejemplo el sector de la publicidad, que representa alrededor del 40% de la industria gráfica europea. Con el aplazamiento o cancelación de eventos en un futuro previsible, así como el cierre de muchos negocios, la demanda de publicidad impresa ha caído drásticamente. La Federación Mundial de Anunciantes (WFA) afirma que el 80% de las multinacionales tienen campañas aplazadas debido al COVID-19, aunque todavía están creando grandes volúmenes de contenido digital. Al mismo tiempo, algunos anunciantes que han optado por continuar con una campaña se han enfrentado a una reacción violenta por hacerlo. Si, por ejemplo, si se percibía que intentaban sacar provecho de la crisis, o si el distanciamiento social no se promulgaba en el anuncio. Por lo tanto, la recuperación de la publicidad impresa no solo dependerá de la reapertura de las empresas, sino también de la medida en que todo se haya movido online y del estado de ánimo del público.

Con una gran parte de nuestras vidas sociales, educativas y profesionales volviéndose digitales de la noche a la mañana, ha surgido una nueva cultura virtual desde el comienzo de la crisis del COVID-19. Los eventos se han movido a la web, y muchos proveedores de servicios y cultura, como clubes nocturnos, gimnasios, galerías de arte y teatros, están proporcionando contenido digital, a menudo de forma gratuita. Las barreras de pago de noticias e información relacionados con COVID-19 también se han eliminado en todos los ámbitos, con consecuencias financieras aún desconocidas para estos negocios. Además, se están produciendo cambios profundos en los lugares de trabajo, con una cantidad de personas que trabajan desde su casa. Eurofound, la agencia de la UE para asuntos sociales y laborales, asegura que el COVID-19 podría "cambiar permanentemente el teletrabajo en Europa".

¿Qué más se puede cambiar y qué impacto tendrá esto en la impresión? Los productos impresos juegan un papel importante en nuestra sociedad y cultura. La impresión promueve el aprendizaje, la creatividad, la inclusión y las conexiones reales, además de proporcionar un respiro a veces muy necesario del mundo online. Por un lado, es normal preocuparse de que pueda haber un efecto negativo duradero en la impresión debido al cambio rápido hacia formas digitales de comunicación durante esta crisis. Por otro lado, ya existe evidencia de que personas están comenzando a experimentar "fatiga de la pantalla", lo que puede provocar dolores de cabeza, fatiga visual, cansancio y falta de productividad.

Después de meses de aislamiento, ¿podrían los productos y conexiones físicas offline ser más valorados? El alcance total de los efectos de esta cultura cambiante en la industria gráfica aún está por verse.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de impresión? ¿Qué dispositivos o servicios son los más adecuados para las empresas o los usuarios finales? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: BrotherCanon y LRS