Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Dotar de impresoras a los teletrabajadores es un gran reto para los equipos de TI

  • Noticias y Actualidad

Brother MFC-L2710DW

El responsable de tecnología debe hacer un ejercicio de autoadaptación para dar respuesta a las necesidades los empleados en situación de teletrabajo. La clave está en incorporar una solución completa que ofrezca control, suministro y gestión asociada a cada equipo de impresión esté donde esté, señala Brother.

La crisis sanitaria provocada por el COVID ha obligado a las empresas a salir de sus cuatro paredes y a desplazar a los empleados a sus hogares, muchos de forma permanente. Para el responsable de tecnología, acostumbrado a controlar y mantener los equipos que utilizan los empleados dentro de la oficina, es todo un cambio de paradigma.

Con múltiples trabajadores en multitud de localizaciones (en la casa de cada uno de los trabajadores) con dispositivos individuales para cada uno de ellos, incluidas las impresoras, imprescindibles para infinidad de puestos, los responsables de TI se ven obligados a remodelar el parque de dispositivos, además de reparar, cambiar o sencillamente controlar en qué estado están todos los que están utilizando los empleados. Se trata de algo que pertenece a su día a día y que realiza de manera más o menos automática dentro de la oficina, pero ahora, debe hacer un ejercicio de autoadaptación para enfrentarse a este nuevo entorno hiperdistribuido que ha multiplicado las localizaciones de los equipos exactamente por el número de empleados que tenga la empresa en situación de teletrabajo.

Si hablamos de los equipos de impresión, tal vez haya que empezar por hacer una inversión que permita proveer de impresoras a cada uno de los empleados. Y es que, incluso aunque los empleados dispongan de una impresora personal, sus condiciones técnicas y de seguridad pueden no ser las apropiadas. El responsable tecnológico tiene que evaluar quién necesita qué y hacérselo llegar; deberá controlar la seguridad y el estado de cada una de esas (nuevas) impresoras personales/profesionales a distancia; y no olvidar el acceso a consumibles (tinta, papel, repuestos) y la gestión de incidencias.

Como señala Brother, la solución puede estar en no adquirir ‘impresoras’, sino incorporar una solución completa que ofrezca control, suministro y gestión asociada a cada equipo de impresión esté donde esté. De este modo, además de eludir un importante desembolso inicial, se evita la carga de trabajo extra del equipo de TI y administración, que ya no tendrían por qué estar pendientes de las solicitudes y peticiones particulares de cada uno de los empleados, dado que el partner de impresión se encargará de ello a través de una solución global y adaptada.

Para el empleado, el usuario final, este modelo de impresión hiperdistribuida es como estar en la oficina, ya que dispone de un equipo de impresión profesional específico para su puesto y no tiene que preocuparse de su mantenimiento o de los suministros. Para la empresa es la respuesta a una situación presente y futura.

Más información

El mercado empresarial está en plena transformación. Si quieres conocer cuáles son los dispositivos o servicios que más se adaptan a tus necesidades, puedes visitar la página web de Brother.