Renting, o cómo acceder a impresoras profesionales sin inversión inicial

  • Noticias y Actualidad

Brother HL-J6000DWZ

Brother ofrece la posibilidad de alquilar impresoras a través de un renting tecnológico. Por una cuota mensual fija al mes, es posible acceder a una impresora profesional y, además, añadir servicios para la gestión de los equipos de impresión, como pueden ser el mantenimiento, la gestión automatizada de los consumibles, etc.

El renting es una forma de financiación con la que las empresas podrán acceder más fácilmente a equipos de impresión profesionales. En el caso de Brother, ofrece dos opciones de adquisición de sus impresoras y equipos profesionales en modalidad renting: un renting básico, que cubre solo alquiler de la impresora, y un renting más completo, que incluye servicios gestionados de impresión como la instalación y el mantenimiento del equipo, y el envío automático de los consumibles. El importe mínimo de financiación es de 500 euros (sin IVA) y está sujeto a la aprobación de crédito de la entidad financiera.

El renting básico de impresoras resulta idóneo para empresas que solo buscan financiación de equipos de impresión profesionales. El período de contratación oscila entre 3 años con garantía estándar durante la vida del contrato, y los 4 o 5 años, contratando una ampliación de garantía.

Por su parte, el renting con servicios de impresión está indicado para empresas que buscan financiación de equipos de impresión profesionales y quieren externalizar la gestión de los mismos. El período de contratación es de 3, 4 o 5 años. En el contrato, además de la impresora, se incluye la entrega, la instalación y el mantenimiento del equipo de impresión, todo en una cuota mensual fija, añadiendo también, una cuota variable correspondiente al importe de las páginas impresas en el período.

Los beneficios de contratar un renting con servicios asociados incluyen:

--Pagar solo por lo que imprimes. Esta opción es ideal para empresas cuyos volúmenes mensuales de impresión varían bastante según la estacionalidad del año, no obligando a mínimos de impresión en los meses de menor producción. La lectura de las páginas impresas se realiza de forma automática, sin la intervención de ningún recurso administrativo.

--No tener consumibles en stock. Las impresoras se encargan de solicitar los consumibles de forma automática, cuando todavía queda un 20% de su capacidad. Los consumibles se recibirán sin coste y con la antelación necesaria, antes de que la impresora los necesite.

--Servicio de mantenimiento incluido. Si fuera necesario, el servicio de mantenimiento incluye el desplazamiento de un técnico sin coste adicional. De esta forma, se evitan gastos inesperados de reparación, con la seguridad de estar cubierto siempre que sea necesario.

Más información

El mercado empresarial está en plena transformación. Si quieres conocer cuáles son los dispositivos o servicios que más se adaptan a tus necesidades, puedes visitar la página web de Brother.

 

TAGS Impresión