La impresión debe ofrecer una experiencia intuitiva, fiable y productiva

  • Noticias y Actualidad

Brother oficina

Uno de los mayores retos a la hora de equiparse con tecnología diseñada para mejorar la productividad en el espacio de trabajo es equilibrar sus funciones y su capacidad con la experiencia de usuario. Las organizaciones pueden plantearse invertir en menos dispositivos, pero más avanzados, que ofrezcan una productividad y fiabilidad mejoradas.

En los espacios de trabajo actuales, en los que las organizaciones deciden cada vez más adoptar modelos híbridos, las nuevas formas de trabajar cambian la forma en que los empleados interactúan con los sistemas de oficina y, a su vez, en lo que tienen que centrarse las empresas a la hora de invertir.

Si las empresas funcionan con un modelo de trabajo en el que los empleados trabajan principalmente desde casa, es probable que un miembro de la plantilla vaya a la oficina cuando tenga que realizar una tarea que no puede completar desde casa, por ejemplo, para usar un hardware especializado, como una impresora. Por eso, es importante que la tecnología que haya en la oficina permita a los empleados completar estas tareas con la mayor eficacia posible, para que su tiempo en la oficina sea productivo.

La facilidad de uso en un nivel básico e intuitivo debería ser una característica principal de cualquier tecnología nueva o emergente. De hecho, si a los empleados les resulta difícil usar la tecnología disponible en el espacio de trabajo, es probable que dejen de usarla por completo, optando por alternativas con las que estén más familiarizados que no han sido proporcionadas por su empresa. Además de reducir potencialmente la productividad en los procesos empresariales a diario, esta práctica aumenta el riesgo de pérdida de datos y brechas de seguridad, con graves consecuencias para la empresa.

Una consideración adicional es la asistencia técnica. Si las organizaciones funcionan con poco personal en la oficina, es menos probable que haya servicio de asistencia técnica disponible in situ para resolver los problemas. Como resultado, toda tecnología debe ser fiable y evitar problemas técnicos difíciles de resolver que puedan generar tiempo de inactividad e impedir que los empleados sean productivos cuando están en la oficina. Con esto en mente, las organizaciones pueden plantearse la inversión en menos dispositivos, pero más avanzados, que ofrezcan una productividad y fiabilidad mejoradas.

En resumen, los sistemas de oficina deberían diseñarse para reducir la cantidad de tiempo que pasan los operadores utilizándolos y aumentar el tiempo que pasan en funciones que impulsan la productividad. Es el caso de las impresoras, que deben mejorar la productividad en las empresas, con la facilidad de uso y fiabilidad que demanda la combinación actual de modelos de trabajo tradicionales, remotos e híbridos.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de impresión? ¿Qué dispositivos o servicios son los más adecuados para las empresas o los usuarios finales? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar la página de nuestro colaborador Brother

TAGS Impresión